Blog - Contacto | 666 732 422

¿Cuántas veces le repites las cosas?

A cenar, hazte la cama, pon la ropa para lavar, hazte la bolsa de los deportes, lávate las manos, pon la mesa,...  son todas aquellas acciones que hay que hacer y que repites una y otra vez para que se cumplan y.... que nunca se ejecutan hasta que no se oye un grito de guerra desesperado.

¿Qué pasa cuándo mandas una cosa y no hay respuesta?

Tu hijo es muy listo y con una sola vez que le digas las cosas ya te ha  oído y ya te ha entendido. Lo que sucede es que es más fácil esperar a ver si “cuela” o, aprovechar para jugar un poquito más o, hacer otra cosa o, nada.

Aprender y educar implica repetir, insistir, probar de nuevo, perseverar,…

Para que tu hijo llegue a ser autónomo tiene que entender que las cosas hay que hacerlas y que si no se hacen tienen consecuencias. Pero en el punto medio entre la autonomía y la repetición hay la obediencia, necesaria para asegurarte que tu hijo está aprendiendo todo aquello  que necesita para ser autónomo.

No tengas miedo de dejarlo crecer enfrentándose a la realidad, es decir, a las consecuencias que se derivan de sus actos; si es preciso se va a la escuela en el pijama, se entrena con el equipo sudado de la semana anterior o, se sienta a cenar cuando todos ya habéis empezado,…

¿Cómo lo puedes hacer?

  • Avisa que cada vez repetirás menos las cosas porque ya se han aprendido.
  • Que tendrá que atenerse a las consecuencias, siempre proporcionadas a su edad.
  • Establece acuerdos para que entienda que hay tiempo para todo.

Confía plenamente en tu hijo y ayúdalo a ser cada vez más autónomo, responsable y consecuente con sus actos.  

 

Si te ha gustado y crees que puede ayudar a alguien, compártelo.

 

 

Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración cookies