EL MÉTODO DE GARBANCITO

¿Cómo afrontamos el tema de la acentuación?

Ningún problema, esta vez estaremos preparados.

Nos situamos en el momento en que papá y mamá de garbancito, viendo que no regresa a casa empiezan a llamarle gritando.  

Y, ¿Cómo gritan los padres de Garbancito a Garbancito?

  • “-¡Gar-ban-ciiiiiii-to! ¿Dónde estás?

 

¿Cuántas veces habéis rodeado la sílaba tónica de las palabras, habéis dudado si debiáis acentuar…? Aunque lo sepamos, siempre nos coge desprevenidos.

A menudo y siguiendo las pautas que nos indica nuestra/o hija/o hay que hacer muchas cosas a la vez:

  • Picar de manos.
  • Decir la palabra sílaba por sílaba (incluyendo diptongos, hiatos, dígrafos,..).
  • Escucharnos para descubrir la sílaba fuerte.

 

Estamos pendientes de tantas cosas que al final no distinguimos que sílaba hemos dicho con más fuerza que otra.

Una estrategia que podéis utilizar y bastante divertida es la que vamos a llamar “el método de Garbancito”:

Se trata de llamar la palabra gritando como si fuésemos los padres de Garbancito i, para hacerlo más real, podemos poner las manos alrededor de la boca. Hay que hacerlo pausadamente y elevando el tono de  voz. Recordad que si le ponemos emoción e intención será más fácil de recordar y más divertido de aprender.

Aquí tenéis algunos ejemplos:

Mar-ga-riiiiiii-ta, ¿dónde estás? Ins- tru- meeeen-to, ¿dónde estás?
Paaaau-la, ¿dónde estás? Páááá-gi-na, ¿dónde estás?
Fa-miiiii-li-a, ¿dónde estás? Co-me-doooor, ¿dónde estás?

De buen humor, ésta es una buena ocasión para poder reir juntos.