Plaça de la Plana, 2 Baixos 
25210 Guissona (Lleida)

666 732 422

¿Le has dicho NO y se ha enojado? NO gastes más saliva
¿Le has dicho “NO” / “Basta” / “Se acabó” y se ha enfadado? Pues, no gastes más saliva justificando tu decisión firme y segura. Cuanto más te justifiques menos convincente es tu decisión y más rendijas encuentra tu hijo para ponerte a prueba con un montón de súplicas que te llevan a ceder porque te sabe mal la situación.

A veces sucede al revés, tu hijo sigue haciendo morros y malas caras y tu intentas cambiar la situación incómoda diciendo “no es para tanto”... y entras en una espiral de justificaciones donde el sentido de tu decisión inicial se desvanece totalmente por falta de firmeza y seguridad.

Lo que tenía que ser una aceptación de las consecuencias de los hechos ocurridos se ha convertido en una: “Ay, pobrecito, no lo harás más, verdad?”. Y el episodio se acaba hasta que llega otro y acabáis de la misma manera.

Esta actitud te acerca más a la sobreprotección que a la educación. Tener que decir no es duro pero ayudas a poner límites que le darán seguridad.

Ver a tus hijos aceptando las consecuencias de lo que no se ha hecho o no ha ido como debía no es agradable ni para ti ni para ellos, pero si no tomas las decisiones con firmeza y las mantienes no tendrán el efecto pedagógico deseado.

¿Cómo lo puedes hacer?
  • Actúa con seguridad.
  • Haz valer la norma que se ha roto si la había.
  • No hagas reproches diciendo que ya habías avisado, no critiques; objetiva diciendo que la norma era clara para todos.
  • No hagas grandes parlamentos. Lo ve como un “rollo”.
  • Concreta lo hechos de manera objetiva (¿Qué ha pasado?) con palabras y frases cortas, claras y concisas.
  • No deis vueltas sobre lo sucedido.
  • No te justifiques.
  • No eleves el tono de voz, no grites, Mantén un tono más bien bajo.
  • Una vez ejecutada tu decisión “desaparece” (haz tus cosas).
  • NO repitas tu conclusión, con una vez, basta.
  • Ahora es su momento de reflexión y tu ya has hecho lo que debías. Ahora depende de él/ella el tiempo que tardará en aceptar los hechos y el rato que le dure el enojo.
  • No te preocupes, cuanta menos atención le dediques más pronto se resolverá todo.


Si te ha gustado y crees que puede ayudar a alguien, compártelo.

 
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y razones técnicas, para mejorar tu experiencia de navegación, para almacenar tus preferencias y, opcionalmente, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Hemos incluido algunas opciones de configuración que te permiten decirnos exactamente las cookies que prefieres y las que no. Pulsa ACEPTAR para consentir todas las cookies. Pulsa CONFIGURACIÓN para decidir las opciones que prefieres. Para obtener más información sobre nuestras cookies accede a nuestra Política de cookies aquí: Más información
Configuración