Blog - Contacto | 666 732 422

Muéstrale que la verdad es más poderosa
¿Reconoces estas situaciones?
  • Acabas de descubrir que tu hijo te ha mentido y resulta que los exámenes que supuestamente tenía que hacer mañana ya los hizo la semana pasada.
  • A veces no acabas de esclarecer qué es lo que realmente tiene que hacer.
  • Se inventa o argumenta un montón de historias rocambolescas para justificarse y al final tampoco entiendes nada.

Estas situaciones de mentira denotan que tu hijo no asume la responsabilidad que le toca.

La mentira es un recurso para evitar situaciones ya vividas, castigos,... y por tanto miente a propósito.

Estas pautas te ayudarán a saber si se trata de una conducta normal de adaptación dentro del proceso de crecimiento o si se trata de una  señal de alerta.


¿Qué puedes hacer?
 
  • Valora qué beneficios consigue con la mentira y evítalos.
  • Comprueba si  es una actuación esporádica y puntual y que no perjudica a terceros.
  • Evita los castigos porqué refuerzan la mentira para no ser castigado.
  • Busca alternativas al castigo. Aceptar las consecuencias.
  • No recrimines ni le recuerdes constantemente y con mil explicaciones lo que ha hecho y sus consecuencias, con una sola vez basta.
  • Se un modelo de sinceridad.
  • Haz que se sienta valorado y imprescindible en el núcleo familiar.
  • Gestiona les mentiras con afecto cuando aparezcan.

Llevar a la práctica estos consejos te ayudará a educar a tu hijo en la sinceridad y en todos los demás valores que se desprenden como la honradez, la estima, la amistad, la responsabilidad, la honestidad, la autenticidad, la nobleza, la lealtad, la confianza, la justicia, el respeto.


Si te ha gustado, compártelo.


 
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración cookies