Blog - Contacto | 666 732 422

No la pongas tú, esta tarea ya tiene un responsable
La comida y la cena ya están a punto y todavía no está puesta la mesa.

Esta situación te provoca mucho estrés:
  • Aumentas tu nerviosismo.
  • El tono de voz va “increscendo”.
  • Tu pensamiento se colapsa al comprobar lo repetitiva que es esta situación.
  • Acabas poniendo la mesa mientras vas GRRRRR!!
  • El ambiente está tenso y lo que debía ser una comida tranquila y complaciente se ha convertido en una reunión de caras largas y palabras secas.

La responsabilidad de “poner la mesa” es una de las primeras tareas que aprende a hacer tu hijo ya no la hace con aquella alegría y cada vez le resulta más pesado realizarla. En casa deben colaborar todos porque la dinámica de la convivencia no se vea perturbada y, por tanto, que acabes haciéndolo tú no es una solución. En cas vivís todos y entre todos hay que hacerlo todo, repartiendo y participando en las tareas que cada cual tiene asignadas y que siempre han de tener la posibilidad de ser consensuadas.


¿Cómo lo puedes hacer?
  • Cuenta hasta... y comunica que la comida ya está a punto.
  • Pon en la mesa solo lo que depende de ti (olla, cazuela, bandeja...).
  • No pongas la mesa.
  • Esperad i sentaros como si no pasara nada, quien debe poner la mesa ya la pondrá.
  • Mantened la conversación que pudierais tener mientras el responsable pone la mesa.
  • No hagas ningún reproche, vívelo con toda normalidad.
  • No hables del hecho y haced lo que hacéis siempre.


Si quieres que sea normalidad, actúa con normalidad.


¡¡Buen provecho!!
 
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración cookies