Blog - Contacto | 666 732 422

Dale encargos importantes y crecerá en responsabilidad

Imagínate por un momento que por lo que sea tienes que ir a pagar una cantidad de dinero en efectivo y, a ti, te resulta complicado realizar la gestión. Aunque hoy en día se puede hacer todo sin moverse del sitio, alguna vez se puede presentar una circunstancia parecida.

Imagínate que no te queda más remedio que dar el dinero a tu hija/hijo (a partir de 9-10 años), mandarlo solo por la calle hasta el lugar destinado y que entregue el dinero a la persona adecuada.
Le haces todas las recomendaciones pertinentes:
 
  • Que no se entretenga por el camino.
  • Que pida por la persona indicada.
  • Que haga  la entrega y que vuelva enseguida a casa.
  • Si se encuentra a un amigo o conocido que no le comente nada y más tarde ya quedaran.

Seguro que nada más imaginarte la situación ya te entra una angustia que te lleva a pensar que seguro que la gestión la podrás hacer tú y no será necesario correr este “riesgo”.
 
  • ¿Quién tiene miedo ante esta situación?
  • ¿Crees que no será capaz de hacerlo?
  • Y, ¿Por qué lo crees?
  • ¿Le has dado la oportunidad alguna vez?

Sí que es un riesgo. Y también hay muchas otras cosas que suponen riesgos pero no por eso dejamos de hacerlas y confiamos en qué no tiene que pasar nada (circulamos en coche, practican deportes, van y vienen solos del colegio, se relacionan con sus amigos, van de excursión, ...).


Tampoco se trata de empezar a dar dinero a tus hijos para que se “entrenen” a hacer ese tipo de encargos, pero sí que debes pensar que es capaz de hacerlo y que cuando convenga le puedes delegar una tarea que estimule la responsabilidad y tome consciencia de la confianza que depositas en tu hija/hijo. Porque confías en ella/él.



Si te ha gustado, compártelo con tus amistades.

 
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración cookies