Plaça de la Plana, 2 Baixos 
25210 Guissona (Lleida)

666 732 422

Lo quieres, lo tienes, lo ...
Estos días seguro que has tenido la oportunidad de ordenar y limpiar y has podido comprobar que han aparecido un montón de cosas que ya no recordabais que las teníais y que quizás no las habéis usado o, una vez las tuvisteis, las abandonasteis.
 
  • ¿Estáis realmente mal acostumbrados a tener todo aquello que creéis que necesitáis?
  • ¿Qué pasaría si no lo pudierais tener "todo"?

Esto quiere decir que hay que tomar conciencia de todo lo que os rodea, el uso que hacéis, si realmente es tan necesario como os parecía en el momento en que lo deseabais y por tanto justificáis su necesidad o si, por el contrario, todo quedó en agua de borrajas y fue quedando en nada.
 
  • ¿Dónde está aquel espíritu que os hacía desear aquello?
  • ¿Por qué no os sigue haciendo la misma "ilusión"?
  • ¿Os hacía realmente tanta ilusión o era un impulso generado por un entorno que os hacía desear y querer poseer una serie de cosas innecesarias?

Es importante intentar hacer una valoración, la más objetiva posible, de qué es una necesidad y de qué no lo es.

Si partís de la base de que una necesidad es lo que es imprescindible (comida, techo, higiene, salud, educación, ...) tal vez encontraréis más fácil valorar que las otras "necesidades" no son tales, sino que son deseos que en caso de no verse cumplidos no pasará nada grave.

Hay que reconocer que no es nada fácil. El bombardeo constante de todos los medios no facilita nada esta tarea.

El control y el autocontrol de las "necesidades" empieza por uno mismo. Ya sea a través del ejemplo, o bien de vuestros razonamientos, debéis transmitir a vuestros hijos el sentido justo de la necesidad de todas las cosas.

Si te ha gustado compártelo.

 
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración