Plaça de la Plana, 2 Baixos 
25210 Guissona (Lleida)

666 732 422

Un gesto que lo conecta
Cuando tu hijo empieza a leer o te quiere enseñar algo, alarga el dedo y señala como si quisiera tocar lo que te está mostrando.

A través del dedo establece una conexión entre el cerebro y el objeto. El dedo hace de puntero para que la vista no tenga que hacer un sobre esfuerzo.

Cuando tu hijo empieza a leer con el dedo, llega un punto que le dices o le dicen que ya lo puede quitar, que es "mejor" leer sin dedo, que está mal visto leer con la ayuda del dedo, que ya es mayor, ...

Pues no es así. El dedo le ayuda a fijar lo que lee. Si saca el dedo, los ojos deben trabajar más para situarse y fijar las palabras dificultando un poco más el aprendizaje. Cuando se sienta seguro ya lo irá sacando o quizás lo sustituirá por cualquier puntero.

Si empieza a leer o le cuesta ...
 
  • Seguid la lectura con el dedo, un bolígrafo, un lápiz o cualquier otro utensilio que no estorbe la lectura, le facilitará la concentración y el proceso de asimilación de la información será mucho más rápido.
  • El puntero mantiene la atención continuada.
  • El puntero o lápiz es el que establece la conexión entre el texto que se lee y el cerebro.
  • Acostumbra a tu hija a sujetar el puntero y que vaya siguiendo el texto que está leyendo.
  • Aprovecha el recurso y añade el reto de hacer correr el puntero cada vez un poco más rápido, de esta manera el cerebro también irá funcionando más deprisa para seguir el ritmo. Notarás como la velocidad, la concentración y la comprensión de los textos mejoran.

Esta frase de StendhaI te animará a probarlo:

"El intelectual es, sencillamente, un ser humano que cuando lee un libro tiene un lápiz en la mano".


Si te ha gustado, compártelo.


 
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración